Es importante que los chóferes se encuentren en excelentes condiciones físicas como mentales en la conducción. La fatiga y el cansancio al volante son dos estados que se producen al estar demasiadas horas conduciendo y que además son muy peligrosos ya que hace que aumente el tiempo de reacción en carretera en hasta un 86%.

 

La perdida de concentración, picor en los ojos, visión borrosa, parpadeo continuado, deshidratación o estar incómodos en el asiento son algunos de los síntomas que crea la fatiga al volante y a los que se puede poner remedio aplicando estos 7 consejos.

 

  • Hidratación: mantenerse hidratado es fundamental y para ello es recomendable tener a mano una botella de agua o de alguna bebida refrescante.
  • Parada cada dos horas: por supuesto, para trayectos largo, es esencial por no decir obligatorio, hacer paradas cada dos horas de mínimo 15 minutos, e incluyendo hacer estiramientos de las articulaciones.
  • Evitar comidas pesadas: conducir con el estómago llego suele producir somnolencia. Los alimentos como el aguacate, el plátano o el cacao, son buenos para combatir el cansancio.
  • Dormir lo suficiente: para enfrentarse a un largo viaje lo mejor es haber dormido lo suficiente la noche anterior.
  • Evitar horas críticas: Entre las 2 y las 5 de la mañana y la 1 y 3 de la tarde suelen ser las horas críticas biológicas del cuerpo que producen micro sueños, por eso programa tu viaje para que no coincida con estas horas.
  • Medicamentos: Evita tomar medicamentos que produzcan cansancio como analgésicos o antihistamínicos.
  • Ventilar el vehículo: abrir la ventana del vehículo para que entre aire es bueno para la ventilación y además hace que la personas se espabile en la conducción.