Un buen líder debe ser el apoyo de su equipo y conseguir que la duración de un momento difícil o de crisis sea durante el mínimo tiempo posible. Él es la clave para que las personas lleguen a conseguir los objetivos definidos previamente establecidos por la empresa.

 

 En momentos complicados se debe reforzar, motivar y mantener al equipo unido. A continuación dejamos algunos consejos que pueden ayudarte en momentos de crisis. 

 

Asumir la realidad y el control de la situación es el primer paso para cualquier situación difícil. Para ello la capacidad de reacción debe ser muy rápida, para poder tomar el control y abordarla de la mejor manera. Comunicar lo que está sucediendo, transmitir transparencia y seguridad, hará que se sientan bien y que estén tranquilos y seguros. 

 

Establecer metas comunes entre la compañía y los trabajadores es fundamental para  animar el trabajo en equipo, ya que es más necesario que nunca. Reunirse para controlar y valorar los resultados en conjunto ayuda a que los trabajadores estén más pendientes en sus tareas. 

 

Impulsar al máximo la comunicación interna, abriendo nuevos canales para mantener informados a los empleados de la situación y así que sepan de primera mano lo ocurrido. Hacer uso del buzón de sugerencia para exponer inquietudes, opiniones e ideas que pueden afectar a todos. Conocer y escuchar a los empleados puede llevar a cabo una comunicación más fluida y clara. 

 

Definir un plan de acción, con objetivos a alcanzar y estrategia a seguir. Asignar responsabilidades a las personas para que el plan de acción se lleve a cabo, estableciendo plazos realistas y realizables en el menor tiempo posible. 

 

Debes delegar la toma de decisiones confiando en tus responsables. Confiar en los equipos de la compañía aporta autonomía y optimización del rendimiento de las personas en las que confías. Además es recomendable exponer las soluciones cuando ocurra cualquier error que pueda ocurrir. 

 

Por último, pero no menos importante, se debe tener una visión a largo plazo y actuar con ética. Los valores con los que vayas a actuar deben estar relacionados con los de la empresa.