Cuando hablamos de carreteras inteligentes, combinamos los conceptos de smart cities, ya que estás vías pueden estar en nuestras ciudades y también tendríamos que hablar de la logística inteligente, ya que el transporte de bienes está muy ligado a la carretera ya sea para llevarlo a algún puerto o aeropuerto o para el cliente final. 

 

Estas vías están vinculadas a los vehículos autónomos, ya que según el grado de inteligencia de estas vías será más o menos segura su circulación. Por eso se están empleando en estas carreteras las nuevas tecnologías, sobre todo internet de las cosas, sensórica, big data, inteligencia artificial o conectividad inalámbrica. 

 

Para que se pueda llevar a cabo, se debe hacer un análisis exhaustivo previo para que una carretera se convierta en inteligente. Dentro de este análisis podemos destacar por ejemplo, la utilización de sistemas de visión artificial combinados con sistemas de geolocalización instalados en vehículos que recorren estos tramos de carretera para poder detectar baches, problemas de pavimentos, riesgos en los arcenes o paso de animales o personas. Estas imágenes se analizan por lo que se pueden detectar puntos conflictivos. 

 

Por otro lado, hay otros sistemas menos complejos combinando cámaras de vídeos y gps, también sujetos en vehículos y que filman todo a su paso. Esta información visual permite a un técnico determinar el estado de la vía, la señalética, etc. Estos dos conceptos son determinantes para que los vehículos autónomos estén entre nosotros ya que están dotados de sensores que pueden reconocer la señalética y adaptarse a la velocidad que se indica o alertar del tránsito de personas en esa vía. 

 

Otro aspecto importante a destacar de las smarts roads, es el recuento de vehículos a través de información obtenida por sensores. Mediante sistemas de visión artificial, podemos verificar la cantidad de vehículos que pasan por un mismo lugar y si este es elevada enviar esta información directamente a los paneles inteligentes, sin necesidad de un puesto remoto. Además se podría lanzar información del grado de adherencia de la carretera por motivos climáticos, lluvia, hielo, nieve o viento fuerte. 

 

Además de lo comentado, existen formas de comprobación de la iluminación, la velocidad de los vehículos o la verificación de una conducción correcta, todo para tener una conducción mucho más segura en nuestras carreteras.