La incertidumbre está presente en todos los ámbitos de la vida y nuestras conductas habituales determinan las reacciones a sucesos y que estos no sean tan eficaces para la resolución de problemas. 

 

Pero la gran noticia es que estos hábitos pueden desaprenderse y sustituirlos por nuevas pautas de conducta para que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos profesionales y personales. 

 

Estos 7 hábitos son un proceso paso a paso, para crear el carácter, antes de llegar al éxito inmediato. 

 

1- Productividad: Este es el rasgo que nos permite decidir cómo reaccionar a los retos de nuestro entorno. Es el hábito que nos hace tomar la iniciativa, asumir la responsabilidad de nuestras respuestas. Este está en primer lugar ya que es esencial para desarrollar a todos los demás. No esperes a que las cosas sucedan, da el primer paso, sólo así dejarás de ser un problema en ti mismo para convertirse en la solución. 

 

2- Comenzar con una meta en la mente: Es necesario saber hacia dónde nos dirigimos. Esto es lo que nos da sentido a nuestros proyectos y por eso es importante tenerlo claro antes de poner en práctica cualquier idea. Los objetivos son importantes para no perder tiempo y energía. Es imprescindible crear una imagen mental del resultado que buscamos ya que esto va a ser la fuerza que te guiará para crear tu futuro.

 

3- Lo primero es lo primero: Alcanzar metas es un proceso continuo y debe seguirse paso a paso. Para ello hay que organizarse, hacer planes y establecer metas y de ahí la importancia de priorizar. Lo importante es lo primero y se debe saber distinguir de lo accesorio y lo inútil, que a veces se nos presenta como urgente sin serlo.

 

4- Pensar en ganar-ganar (Win-Win): La actitud que debemos tener en el ámbito profesional es escoger el mejor camino para todos, esto no es una competición en la que unos ganan gracias a que otros pierden. La mejor manera para transformar nuestro negocio es reconociendo los méritos ajenos y así ampliar la confianza hacia los demás. Ganar-ganar o no hay trato, esto es lo que nos hace más grandes en lo personal como en lo profesional. 

 

5- Entender a los demás antes de buscar que te entiendan a ti: la escucha es la clave de la comunicación, ya que es imprescindible conocer las necesidades de los demás. Establecer conexiones eficaces, cuando las personas se sienten comprendidas, están más dispuestas a confiar e incluso a cambiar de opinión. Hablar es una técnica pero escuchar es un arte. 

 

6- Crear sinergías: La combinación de puntos de vista diversos ayuda a mejorar las ideas. Trabajar en equipo es indispensable para innovar pero para ello debemos tener una visión libre de prejuicios. 

 

7- Afilar la sierra: Debemos estar en constante renovación. Este hábito es el que hace superar obstáculos y seguir hacia delante y para ellos debemos prestar atención a nuestras condiciones físicas, anímicas, mentales y emocionales. El equilibrio es el resultado de este proceso de renovación constante.