A partir del 1 de enero del presente año, entraron en vigor nuevos cambios y normas a cumplir que afectan en el transporte de mercancías con destino a Inglaterra, Escocia y Gales.

 

Como se preveía, todas las mercancías con dirección a Reino Unido y Gran Bretaña tendrán controles aduaneros completos, excepcionando a los que su origen sea desde Irlanda.

 

Acorde a estos cambios hay que realizar nuevas acciones como registrarse en el Servicio de Circulación de Vehículos de Mercancías (GVMS), para prevenir la detención en la frontera. Pero antes de esto necesita un ID de usuario en el Portal del Gobierno y el Número de Registro e Identificación de Operador Económico (EORI) que empiece por “GB”. Una vez complete el registro obtendrá acceso al GVMS en un par de horas.

 

Además, el GVMS se puede utilizar para mercancías acompañadas como para no acompañadas, siempre con declaraciones presentadas previamente. Esto ofrece al operador la oportunidad de almacenarse las mercancías durante 90 días antes de ser declaradas.

 

Por otro lado, ses obligatorio el documento GMR (Goods Movement Reference), siendo este un número de referencia único por vehículo para que los chóferes puedan embarcar en el ferry o línea férrea y que está vinculado a las mercancías.

 

Las mercancías exportadas a través de puntos fronterizos estarán sujetas a controles aduaneros adicionales y para ellos se hacen inspecciones aleatorias “in situ”, siguiendo las instrucciones HMRC y en caso de no seguirlas se sancionará con hasta 2.500 libras.