El presidente de FENADISMER, Julio Villaescusa, en una carta abierta a todos los medios y transportistas, ha reclamado con máxima urgencia la necesidad de una Ley de Cadena de Transporte para el futuro de la sostenibilidad del transporte por carretera. 

 

Insiste, que aunque el Gobierno se ha comprometido a tener el anteproyecto el 31 de julio, es mejor antes y en un Real Decreto-Ley ya que las condiciones actuales son insoportables para muchas empresas y este trámite es más rápido que una Ley. 

 

Igualmente, en el escrito comenta que el paro ocurrido el pasado mes de marzo es una consecuencia de una inadecuada política de transporte llevada a cabo por los responsables que han dirigido el Ministerios de Transporte durante las últimas décadas y menciona el problema de no haber evolucionado en el mercado de transporte que ha llevado a incumplir las normas que protegen al sector. 

 

Asimismo, recalca como acción fundamental, las medidas recogidas en el Real Decreto-Ley que entraron en vigor en marzo y acordadas en diciembre, para la sostenibilidad del sector del transporte, establecidas por el Ministerio de Transporte y las asociaciones del Comité de Transporte por Carretera, pero cree que la respuesta del Gobierno y las asociaciones ante la subida del gasóleo y la invasión en Ucrania fue ineficiente. 

 

Apoyando a la Ley de la Cadena de Transporte, insiste en que es imprescindible aprobarla cuanto antes para establecer la prohibición a través de un régimen sancionador de la venta de pérdidas, de todo transportista que preste servicio de transporte y además que asegure el cumplimento del resto de medidas. 

 

Concluye avisando de las peligrosas consecuencias que pueden afectar a la economía del Estado e incluso del régimen democrático, por el largo tiempo que se emplea para un proyecto de ley ya que pueden ser incluso años, dando pie a revueltas.