Viajar siempre es una muy buena opción, pero en época de verano estando en vacaciones es cuando más nos planteamos hacer ese viajecito de relax o una escapada de fin de semana. Os dejamos diferentes destinos para poder disfrutar dentro de España y de gastos reducidos.

LA RUTA DE LOS PUEBLOS BLANCOS

Los pueblos blancos de la sierra de Grazalema, en Andalucía, es una propuesta de viaje para hacer sin prisas, parando en los miradores, paseando por las callejuelas de cada aldea, sus calzadas romanas, visitando sus museos (como el del agua) … Zahara de los Atunes, Grazalema, Arcos de la Frontera, Setenil, Ronda o Ubrique forman parte de esta ruta en la que el aspecto paisajístico y natural se combina con la artesanía y la gastronomía. No te pierdas sus chacinas y embutidos, los pescaditos fritos, la sopa de espárrago o el cordero al horno.

 

A MARIÑA LUCENSE

En esta zona de la provincia de Lugo hay varios pueblos marineros, como Ribadeo, O Barqueiro o Viveiro, que te aconsejamos añadir a tu lista de “visitas imprescindibles” si no lo has hecho ya. La abrupta costa se “relaja” con playas únicas como la de As Catedrais, hay que reservar para poder visitarla. En el interior no te pierdas Mondoñedo, su catedral del siglo XII y las cuevas del Rei Cintolo.

 

CÁCERES: PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL ÚNICO

Cáceres es una de esas ciudades que siempre tiene algo que ofrecer y, aun así, sigue siendo una gran desconocida para muchos viajeros. Su casco histórico -Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1986- es uno de los mejores conservados de toda Europa. La Plaza Mayor, la Torre de los Púlpitos o el Palacio Episcopal son algunos de los puntos de interés. Más que recomendable pasear, pasear… y dejarse llevar (tanto por el día como por la noche). Si quieres aprovechar tu visita a Cáceres para conocer otras zonas de la provincia el Parque Nacional de Monfragüe es un imprescindible. En él podrás avistar cigüeñas negras, águilas imperiales o la mayor colonia de buitres de Europa.

 

VALLE DEL BAZTÁN: PALACIOS, CUEVAS Y TRENES DE 1924

El municipio más extenso de Navarra está enclavado en los Pirineos con un paisaje único salpicado de palacios y caseríos (muchos de ellos reconvertidos en casas de turismo rural), molinos, monumentos megalíticos, cuevas… Ponte al volante y no te olvides parar en el mirador de Ziga o la cima de Gorramendi para disfrutar de unas panorámicas únicas de la zona. Más que recomendable el tren de cremallera de Larrún (en la zona francesa), un vehículo del año 1924 que realiza un viaje de 35 minuto hasta la cima de la montaña.  El patrimonio natural incluye espacios como las cuevas de Zugarramurdi.

 

CUDILLERO: RELAX Y BUENA GASTRONOMÍA

Si estás buscando un sitio que combine tranquilidad, belleza y buena gastronomía Cudillero cumple los tres requisitos. Este pueblo de la costa de Asturias es único por su situación geográfica -sus casas forman un auténtico anfiteatro- y su colorido.  Tras el paseo obligatorio por sus calles y puertos más que aconsejable una ruta por sus miradores, como el de la Garita o Cimadevilla. ¡A sólo 32 kilómetros está Oviedo!

 

MOJÁCAR: CASAS DESAFIANDO A LA GRAVEDAD

Almería siempre es una buena opción a la hora de elegir destino y Mojácar uno de esos pueblos que debemos incluir en nuestra ruta. Sus casas blancas “colgadas” sobre la Sierra de Cabrera son un auténtico desafío a la gravedad que, además, cuenta con vistas únicas sobre el Mediterráneo. Mojácar cuenta con varias rutas para realizar a pie o en bicicleta en las que se combina mar y montaña. Muy aconsejable alquilar un coche y acercarse hasta Cabo de Gata.

 

SIGÜENZA: REGRESO A LA EDAD MEDIA

Destino perfecto para los apasionados de la Edad Media. Situado a 130 kilómetros de Madrid, este pueblo de Guadalajara tiene con un casco histórico único en el que se conviven edificios medievales, renacentistas, barrocos y neoclásicos. Anota en tu planing de viaje las visitas a la catedral y el castillo, reconvertido en Parador Nacional (el acceso a las visitas es libre excepto en la zona de habitaciones). Además de Historia Sigüenza cuenta con dos espacios naturales protegidos muy cerca: el Parque Natural del Río Dulce y las salinas del Río Salado.

 

PARQUE DE LAS SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS

Es el mayor espacio protegido de España, con casi 210.000 hectáreas. Por eso en este Parque Natural de Jaén uno tiene la sensación de auténtica libertad. Sus montañas agrestes, los pinares infinitos o los profundos cañones dan paso a aldeas de montaña como la de Miller o Pontones.  Dentro de las numerosas rutas por la zona una de ellas es la que discurre por el nacimiento del río Guadalquivir.

 

ALBARRACÍN: UNO DE LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ESPAÑA

Situado a menos de 30 kilómetros de la ciudad de Teruel, ten por seguro que si visitas Albarracín lo harás a uno de los pueblos más bonitos de España. Su palacio episcopal, el mirador del castillo y la catedral no pueden faltar en una visita para la que te recomendamos reservar tiempo para pasear por sus callejuelas en las que los amantes de la fotografía encontrarán rincones únicos. Eso sí, Albarracín está situado a 1.182 metros de altitud.

 

ALTO MIJARES: TERMALISMO Y NATURALEZA

En el interior de la provincia de Castellón es perfecta si buscas relax, naturaleza y te gustan deportes como la escalada. Las rutas de senderismo pueden combinarse con paradas en pueblos como Montanejos (una villa termal); Cirat (recomendable su museo etnológico) o Villahermosa del Río (rutas de barrancos). Son todos pueblos pequeños, que no suelen llegar a los mil habitantes, y con menos turismo que otras zonas de Valencia, como la capital.

 

LEÓN, CAPITAL GASTRONÓMICA

León, capital gastronómica, es el destino perfecto para quienes disfrutan de los placeres de la buena mesa. Morcilla en ‘La Bicha’, patatas fritas en ‘El Flechazo’, bocatas de calamares o palomas en ‘Monalisa’, croquetas en ‘El rebote’… Disfruta de una ciudad que tiene mucho qué comer, pero también mucho qué ver. Además de conocer el Barrio Húmedo, una de las zonas de tapas y copas más famosas de España, no debes dejar de visitar la Real Colegiata de la Basílica de San Isidoro y la catedral gótica.

 

OKUDA, UNA RUTA DE GRAFFITIS POR CANTABRIA

Los apasionados del arte urbano tienen en Cantabria uno de sus destinos para este mes de enero. Okuda es omnipresente en su comunidad de origen. Pero no solo allí. Madrid también ha recibido con los brazos abiertos a un artista que se ha encumbrado a nivel internacional con los grandes del graffiti. Primera parada: Llanera. Obligada y fundamental para entender la filosofía y el concepto artístico de Okuda es el Templo del Kaos o Kaos Temple. Imprescindible también conocer Cuchía, uno de los centros de actividad de Okuda.

 

CANGAS DE ONÍS, LA PUERTA A LOS LAGOS DE COVADONGA

El interior de Asturias no tiene el reclamo del mar como los pueblos de costa, pero sí mucho que ofrecer. Cangas de Onís es el lugar perfecto para establecer como base de operaciones si se quiere visitar el Santuario de la Virgen de Covadonga, los Lagos de Covadonga, el cercano pueblo de Arenas de Cabrales y su famoso queso, etc. Pero, además, Cangas es un pueblo precioso que hay que degustar: el puente medieval, declarado Monumento Histórico Artístico desde 1931, es una de esas construcciones que dejan sin aliento al visitante.

 

PALENCIA: LA RUTA DEL ROMÁNICO

Palencia es una de las provincias más desconocidas de España y, al mismo tiempo, una de las que más tesoros esconde entre sus milenarias tierras. Esta zona del norte de Castilla y León alberga uno de los ejemplos más perfectos de arte románico del mundo, la iglesia de San Martín de Frómista. Pero, además, hay que visitar la impresionante villa romana de La Olmeda, en Saldaña, y algunas de las joyas que se esconden en el norte de la provincia, en la conocida como Montaña Palentina, y que se ha popularizado en los últimos años con rutas cicloturistas para conocer el excelente arte románico de la zona.

 

TOLEDO: HISTORIA Y GASTRONOMÍA A TIRO DE LA CAPITAL

Las escapadas low cost suponen hacer turismo con una baja inversión económica, algo que se cumple a la perfección en Toledo. La capital de Castilla-La Mancha está a tiro de piedra de Madrid, por lo que recibe miles de visitantes diarios que quieren conocer el pasado y el presente de esta ciudad milenaria. La Catedral, la Mezquita del Cristo de la Luz o la iglesia de Santo Tomé donde se expone ‘El entierro del Conde Orgaz’, de El Greco, son algunos destinos que no se pueden dejar de visitar en Toledo. Pero, sin duda, lo mejor es perderse por la judería, las calles estrechas del centro de la ciudad para disfrutar del encanto del Toledo medieval.

 

OURENSE: CAPITAL TERMAL

Es la única provincia gallega que no tiene mar, pero Ourense tiene muchos otros encantos que le hacen merecer una escapada low cost porque, además, es un destino realmente barato. Sin duda, el mayor atractivo de esta ciudad son sus termas romanas, pero Ourense tiene mucho más: una gastronomía maravillosa, una provincia para disfrutar de hasta cinco denominaciones de origen en sus vinos, o un increíble Cañón del Sil, del que ya te hablamos en este reportaje sobre las mejores rutas por el norte de España.

 

MÉRIDA: LA PEQUEÑA ROMA

Mérida es uno de esos lugares que existen en España y que muestra la grandiosidad de su pasado. En 1993, la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad su conjunto arqueológico, formado por su famoso anfiteatro, un teatro, un circo y varios puentes, todo ello de origen romano. Una de las mejores épocas del año para visitar Mérida es coincidiendo con su famoso festival de teatro, pero cualquier momento es bueno para disfrutar de la capital de Extremadura.

 

LA MAGIA DE HUESCA

Son muchos los aficionados a la nieve que, cada año, eligen Huesca para sus escapadas de esquí, pero la provincia del norte de Aragón tiene mucho más que nieve. Si no sabes qué ver en Huesca hazte una ruta por la ciudad para descubrir su pasado, pero también sus pueblos con encanto como Aínsa, Alquézar, Graus o Roda de Isábena. Y si te gustan las emociones fuertes, visita la tirolina del Valle de Tena: una escapada low cost donde, por poco dinero, disfrutarás mucho.