Probablemente, te hayas fijado en las diferencias que existen entre un camión europeo y uno americano y es que estas diferencias tienen razones justificadas y han ido evolucionando según las necesidades. 

 

La parte delantera de la tractora, es la principal diferencia más visual entre camiones americanos y europeos ya que el morro de los camiones americanos sobresale hacia fuera y el de los europeos está alineado con la luna. Esto se debe a que los camiones de Europa pretenden que se enlace la máquina con la naturaleza y que su aspecto no sea brusco.  

 

Aparte de que la parte frontal es más plana, los camiones europeos tienen como límite de largo total autorizado los 16,5 metros. Es debido a que las carreteras pueden llegar a ser más estrechas ya que atraviesan zonas montañosas, por lo tanto, con esta medida se puede maniobrar mucho mejor.  

 

En cuanto a las cabinas suelen ser bastante más sencillas ya que, al ser las rutas europeas menos largas que las que se suelen hacer en América y que las pausas suelen ser más frecuentes poseen de una cama y poco más.  

 

Las cabinas de los camiones europeos poseen mayor tecnología que favorezcan la optimización de la conducción, que la de los americanos.  

 

Los camiones europeos son más potentes que los americanos, pero no por ello significa que contaminen más. Las normativas europeas que están vinculadas con la contaminación han conseguido que las marcas de estos vehículos tengan la misma potencia reduciendo los niveles de CO2.