Logística para el Black Friday: el gran desafío ante el que se enfrentan las organizaciones de cara a las fechas próximas. Todos los años el hecho de preparar con anterioridad la campaña de Navidad o eventos  importantes supone un reto complicado. El presente parece que requerirá un extra de atención con el fin de no reducir las ventas y satisfacer la demanda de los consumidores.

La pandemia ha ralentizado el comercio internacional de determinados artículos. Los vendedores deberán anticiparse mucho para conseguirlos e incorporarlos a su oferta.

Es necesario prever haciendo uno o varios pedidos con un extra de stock. Dada la situación, es posible que el transporte tarde más en llegar. Puede, incluso, que ciertos fabricantes hayan cambiado su protocolo de comercio y facturación o sus sedes. Es mejor evitar a toda costa el desabastecimiento a causa de los retrasos logísticos y se recomienda crear un ligero deposito de reserva para emergencias. Si un articulo es difícil de encontrar, hay que aprovechar la ocasión. Es el momento de demostrar a los consumidores la calidad y profesionalidad del servicio que se ofrece respecto a otras empresas.

Se deben de organizar servicios de planificación logística, buscar vías alternativas u otros proveedores para recibir la mercancía. No se pude recaer  en lo de siempre, hay que adelantarse a los sucesos al máximo  Es una buena opción analizar la posición global comercial en relación a la propia y a la nacional. Especialmente en lo que respecta al sector de conveniencia.

El objetivo consiste en ir siempre un paso por delante de la demanda comercial. Los empresarios deben saber que ofrecer lo que los demás no tienen aporta seriedad y competitividad. Por ello, es recomendable anticiparse lo máximo posible a todos los movimientos logísticos. Esto sumará puntos en las épocas venideras de gran actividad comercial.