La ansiedad laboral es una forma de estrés emocional que se asocia a un dolor real o anticipado y que está relacionado con tu trabajo. Cada persona lo experimenta de manera diferente, pero se tiene como síntomas comunes la sensación de temor de que algo malo vaya a suceder, un control excesivo sobre las responsabilidades o una intensidad alta de atención que puede incapacitarte para concentrarte.

 

Por suerte, hay formas de manejar estas sensaciones y a continuación te dejamos unos consejos.

 

  • Identificar el origen de la ansiedad laboral: tener una visión comprensiva de tus circunstancias de ayudará a descifrar si puedes o no adaptarte.
  • Organizar tu día de trabajo: elaborar una lista de tareas pendientes incluyendo los descansos te ayudarán para organizarte. Recompensarte cuando se realicen las tareas ayuda a motivarte y seguir con la lista.
  • Define un cronograma: debes comprender que la ansiedad laboral no va a perdurar para siempre, por eso es bueno ser sincero con uno mismo y saber el tiempo que llevas con ella y poner manos a la obra para solucionarla.
  • Ejercicio: intenta incluir entre 30 y 60 minutos de ejercicio en tu rutina. Esto ayuda a aclarar tu mente y liberarte de los malos sentimientos.
  • Utiliza el modelo híbrido de trabajo: combina la asistencia a las oficinas con estar en casa si algunos días no quieres exponerte a un ambiente un poco más de estrés, te ayudará a concentrarte en el teletrabajo.
  • Enfócate en tus propias metas: define donde quieres llegar en tu profesión, entusiasmarte por tu futuro puede ayudarte a volver a concentrarte y los problemas que se presentan pueden ser solo molestias temporales en el camino hacia lograr una meta mejor.