En el transporte de mercancías es muy importante que la carga llegue en perfectas condiciones ya que uno de los objetivos principales de este sector es que el emisor y el receptor final se queden contentos con el servicio realizado. 

 

Por lo tanto, para impedir que se produzcan daños en las mercancías que transportamos y evitar riesgos, es imprescindible llevar a cabo una serie de recomendaciones y así conseguir un transporte con éxito.

 

RECOMENDACIONES PARA EL TRANSPORTE DE MERCANCÍAS

 

  • Los envíos de pruebas previas son algo fundamental para comprobar que el servicio es correcto y se nos acopla a las necesidades que buscamos. Además se comprueba las características del producto que se quiere enviar y también se evaluará la resistencia del embalaje. 
  • El producto debe ir bien protegido, por eso el embalaje debe estar en buenas condiciones, permitiendo una buena visibilidad del etiquetado, ser resistente para poder manipularlo con facilidad y el material sea adecuado para el tipo de producto que se transporta.
  • Disponer de indicadores de impacto, fugas o vibraciones para verificar si aparece algún problema que pueda dañar la mercancía.
  • Evitar dejar espacios vacíos ya que puede suponer un problema. La colocación de los paquetes debe estar pensada estratégicamente para tener una buena distribución uniforme y compacta. 
  • Se debe tener una seguridad vial correcta. Un frenazo, inclinaciones laterales excesivas o movimientos bruscos, son factores que pueden ocasionar caídas, golpes o vibraciones y aparte de producir un accidente, causa desperfectos en las cargas.

 

En resumen, aunque es inevitable que toda la mercancía llegue intacta a destino, siguiendo estas recomendaciones se pueden evitar muchos daños y proporcionar un servicio adecuado.