El pasado 2 de octubre del 2021 el BOE publicó una ley que establece, por primera vez en España, un régimen sancionador para las empresas que paguen a más de 60 días en el sector del transporte por carretera. 

 

Según el Observatorio de Morosidad, en octubre de 2021, dos de cada tres pagos que se realizan a las empresas de transportistas, incumplieron esta medida. 

 

La morosidad se genera principalmente por parte de grandes empresas y no solo en el transporte, sino en todos los sectores de actividad. Estas pagaron las facturas en un periodo de 200 días, triplicando el plazo legal de 60 días. 

 

Para luchar contra este problema, la comisión de reconstrucción social y económica promovida en el Congreso de los Diputados, que establece medidas para la reactivación de la actividad del país tras la crisis por el covid-19, aprobó sanciones contra la morosidad.

 

Las sanciones van desde 401 euros cuando el precio del transporte sea inferior a 1.000 euros y pudiendo ascender hasta 30.000 euros, cuando se haya superado en más de 120 días el plazo máximo legal de pago.