Desde Fenadismer, aseguran que desde que el Reino Unido salió de la Unión Europea, han surgido problemas en el desarrollo del transporte internacional por carretera, siendo estos trámites aduaneros, mayor riesgo de entradas de inmigrantes en los vehículos y los atascos para acceder al Eurotúnel.

Los transportistas españoles y del resto de países europeos están viviendo colas de más de 30 kilómetros para salir de Reino Unido, lo que se traduce en esperas de más de 10 horas con los vehículos aparcados en las autopistas.  Además, se les hace imposible cumplir la normativa de tiempos de conducción y descanso cuando entran en territorio europeo por la acumulación de horas perdidas, sumándole que no tienen zonas de aparcamiento, lugares para descansar y mantener unas condiciones mínima higiénico sanitarias.

Las autoridades británicas excusan esta situación, principalmente a fenómenos meteorológicos adversos, a un aumento del tráfico de pasajeros por las vacaciones de Semana Santa y daños en el transbordador. Se han puesto manos a la obra para aplicar medidas que resuelvan la situación y facilitar el acceso, pero también advierten que se multaran con una cantidad de 300 libras a los que intenten buscar rutas alternativas a los puertos de salida como carreteras locales.

Fuente de información:  CdeComunicacion.es