El ritmo de vida que llevamos, a contrarreloj, donde el estrés está en todo momento, hace que seamos más vulnerables a enfermedades mentales. Cada vez más, estas enfermedades nos afectan a la sociedad, concretamente la depresión y ansiedad. 

 

En la compañía nos ocupamos de que las personas manejen este estrés de la mejor forma posible, por lo que hemos recopilado 7 hábitos para ayudarte a cuidar tu salud física, emocional y mental

  

1. Cuidar ALIMENTACIÓN: que sea equilibrada, aumentar consumo de frutas y verduras, debe ser la base de nuestra pirámide alimentaria, sobre todo crudas que te aportarán la cantidad de vitaminas, minerales y fibras necesarias para tu correcta digestión. Mejor si son productos naturales sin aditivos, ecológicos, pescado salvaje (evitar de piscifactoría), carnes de pastos naturales (no hormonados y alimentación natural). Evitar procesados, limitar harinas, sobre todo gluten, azúcares y lácteos de vaca.

2. Hacer EJERCICIO adecuado a tu fisiología, para mantenerte ágil, desintoxicar, ayudar a movilizar las grasas y lo más importante oxigenar la sangre y los órganos. No tienes que pegarte el “palizón” de correr si no te gusta, puedes empezar por paseos, baile, pilates… y poco a poco ir subiendo intensidad y frecuencia. Lo mejor es combinar elíptica, musculación, alta intensidad y flexibilidad. Evita los ascensores, coge las escaleras y todo lo que esté a menos de 3 km, ¡¡A pie!! Levanta de la silla para evitar el sedentarismo.

3. Tomar el SOL 15-20 min al día, exponiendo la mayor zona de piel posible, en las horas donde este no sea muy fuerte. Se recomienda antes de las 12h o después de las 17h y sin crema solar para poder absorber la vitamina D necesaria, si tienes la piel muy sensible o blanca, empieza poco a poco, con unos minutos, para acostumbrar a tu piel al sol.

4. Tener APORTES. Tenemos muchas actividades que nos agotan, nos saturan o nos preocupan, hay que compensar estos desgastes: Escuchar música, bailar, pintar, leer, salir a pasear, salir con amistades/ familia, etc., un baño relajante…cosas que te gusten y te hagan sentir bien.

5. Cuidar los BIORRITMOS: la noche es para dormir (entre 7-9 horas). Es necesario para la reparación celular, recomponerse y tener energía. A las 23h deberíamos estar en la cama y una hora antes dejar de ver TV, tabletas, móviles… Para facilitar el sueño y descansar ya que esto no va de dormir mucho, sino de dormir bien, con calidad. Si te cuesta dormir puedes acudir a valerianas o a melatonina, todo bien oscuro y sin luces que te puedan activar.

6. Hacer MEDITACIÓN, relajación y desconexión. Es importante dejar tu mente en “OFF” y conocerte y centrarte en lo que realmente importa. Consiste en centrarse en la respiración y escuchar tu cuerpo, concentrarse y dejar descansar el cerebro que no para ni cuando dormimos. La meditación “mindfulness” ayuda muchísimo, meditaciones guiadas, hoy en día hay cientos de App para ello. También puedes optar por yoga, pilates, body balance… para encontrar el equilibrio y eliminar el estrés. Hoy en día vivimos llenos de preocupaciones en constante tensión y necesitamos una pausa.

7. Contacto con la NATURALEZA, nos hace sentir bien, pasear por un bosque, parque natural, la playa… conectar con nuestros orígenes y respirar aire puro. ¿No sientes que cuando estás en estas zonas una sensación de bienestar? Es normal, nuestra memoria nos recuerda que de ahí venimos.

 

Colaboración de Alicia Roig, Directora de Ventas, Imagen y Talento.