• LA RUTA DEL CARES

Una de las preciosas rutas que ofrecen los Picos de Europa, el parque nacional más visitado de toda la península. La Ruta del Cares es una de las más conocidas de la zona. Son 12 kilómetros de recorrido que unen las provincias de Asturias y León. Se llama así por el río Cares, que nos acompañará durante toda la ruta. El recorrido va de Puente Poncebos, en Asturias, a Posada del Valdeón, en León. Es conocida también como ‘La garganta divina’. Es un camino que se abrió a finales de los años 40 para el mantenimiento de la central hidroeléctica de Cañameña-Poncebos.

 

  • EL MONASTERIO DE PIEDRA

Situado en la provincia de Zaragoza, ofrece una ruta donde el agua adquiere una importancia capital en forma de cascadas y metiéndose por las cuevas. Un lugar perfecto para ir a caminar en compañía de niños, ya que tampoco tiene una dificultad descomunal. Cerca hay restaurantes y alojamientos para disfrutar del famoso senderismo gastronómico.

 

  • EL CAÑON DE RIOLOBOS

Situada en Soria, esta ruta permite disfrutar de una gran maravilla de la naturaleza, el Cañón de Riolobos. Se trata de un profundo cañón de escarpados farallones. Por el recorrido disfrutaremos de bosques de sabina y pinos, además de gran variedad de animales, entre los que destacan los buitres leonados. También hay águilas reales, alimoches y halcones. No sólo de aves vive el Cañón de Riolobos, sino que también hay jabalíes, nutrias, ardillas, corzos y tejones. Si lo que buscas es algún elemento artístico en la ruta, también lo tienes. Sobre todo, a destacar, la Ermita de San Bartolomé. La ruta es de unos 25 kilómetros y no tiene dificultad alguna, pues casi todo el terreno es llano, lo que permite disfrutar en toda su magnitud del paraje.

 

  • LA RUTA DEL RIO BOROSA

La subida siguiendo el curso del río Borosa hasta su nacimiento es una de las rutas senderistas más famosas y populares del Parque Natural de la Sierra de Cazorla. Esta fama implica cierta masificación en fechas punta, pero ello no debe haceros cambiar de idea si lo que queréis es disfrutar de uno de los parajes más bonitos del sur de España. Hay que destacar los rápidos dentro del río Borosa, las rocas y cuevas en las que se encaja el cauce y la frondosa vegetación de la ribera. En la parte final hay que introducirse en una antigua mina para llegar al plácido nacimiento, lugar que debemos dejar para el almuerzo. La bajada es por el mismo lugar. Aunque se trata de una constante subida hasta llegar al nacimiento, es una ruta apta para casi todos los públicos. Como consejos, os recomendamos hacerla con lluvia. La relación con el agua adquiere un cariz especial. Son 17 kilómetros contando con la vuelta.

 

  • EL PICO DE PEÑALARA

Se trata de una de las rutas clásicas de la sierra madrileña, aunque, como sabemos, por estas cotas hay innumerables posibilidades para practicar el senderismo. El recorrido va desde Cotos hasta el pico de Peñalara y regreso. El lugar culminante constituye uno de los techos de las provincias de Madrid y Segovia con sus 2.428 metros de altitud. Las vistas desde allá arriba son indescriptibles. Un lugar para reflexionar sobre el resto de los aspectos de nuestra vida. La ruta tiene una longitud de 12 kilómetros y se hace en unas cinco horas.

 

LA RUTA DE LAS CARAS

En la provincia de Cuenca puedes disfrutar del ambiente místico que ofrece esta ruta. Con el pantano de Buendía como testigo, puedes observar mientras caminas cómo la naturaleza y las esculturas se funden en uno solo. Hay 18 esculturas en forma de cara durante el recorrido conformando un gran museo de la naturaleza. Lo solitario del lugar y el soplar del viento otorgan al escenario un sabor especial. Además, en la presa se puede pescar y en verano te puedes bañar. Os recomendamos esta ruta de 11 kilómetros muy sencilla para ir en familia desde el pueblo de Buendía.