La organización en las tareas de un trabajo es esencial ya que todo el tiempo que se invierte en estructurar la jornada, se verá reflejado en el tiempo empleado por la ejecución de cada trabajo. Y es que es totalmente efectivo distribuir el tiempo para conseguir los objetivos de un proyecto.

Si implementas estos 6 pasos, vas a organizar mejor tu tiempo y, así, podrás conectarte con tu vida personal por más que tengas una agenda siempre al límite.

1 – DEFINIR TUS OBJETIVOS AL COMENZAR EL DÍA.

Define claramente antes de cerrar el día anterior cuáles serán las prioridades del siguiente, y regístralas para no olvidarte.

2 – EMPEZAR POR LO MÁS DIFÍCIL.

En primer lugar, empieza con aquellas tareas desafiantes y que requieren un alto nivel de enfoque y energía. Comenzar por lo más difícil te traerá una sensación de alivio.

3 – PROGRAMAR LAS TAREAS.

Utiliza tu agenda para hacerlo o cualquier programa o aplicación de gestión del trabajo. Te aconsejamos Microsoft Teams ya que todos los componentes de la empresa tienen acceso y puedes crear grupos de manera fácil y sencilla.

4 – MANTENER SÓLO REUNIONES INDISPENSABLES Y BIEN ORGANIZADAS.

Las reuniones deben ser programadas a consciencia, con el temario circulado entre todos los presentes tres días antes, registro de las decisiones tomadas, plazos y responsables. Es importante que sean productivas desde que comienzan hasta que terminan.

5 – ADMINISTRAR CORRECTAMENTE EL FLUJO DE TRABAJO.

Saber gestionar la organización del trabajo. Aprender a priorizar entre urgente e importante, qué se puede delegar y qué dejar de lado por el momento es esencial para administrar el flujo.

6 – DEDICARSE MOMENTOS PERSONALES CADA DÍA.

En el trabajo es fundamental que hagas pausas: lo recomendable es que cada hora y media estires tu cuerpo, aprendas a respirar con diversas técnicas o practiques meditación y mindfulness para cargar las pilas.